‘Baños de bosque’, relajación y CONCIENCIA ECOLÓGICA

La conexión con la naturaleza está a la orden del día, en tiempos donde el incendio del Amazonas y las críticas de la joven Greta Thunberg y otros activistas por la ecología llegan a los medios masivos de comunicación. Amos Clifford parte de una premisa directa: “hay un bosque en tu interior”, y a partir de allí busca ayudarnos a conectar con la naturaleza y aprender a amarla, cuidarla y respetarla. ‘Baños de bosque’ analiza una técnica conocida con ese mismo nombre, pero va un poco más allá.

¿Qué son los baños de bosque?

Se trata de una técnica de relajación que consiste en visitar bosques y sumergirse en ellos con todos nuestros sentidos. No todas las personas tienen tiempo de hacer estas sanadoras escapadas a espacios al aire libre, pero a través de ‘Baños de bosque’, Amos Clifford consigue traernos un poco de esa sensación boscosa, al hogar.

La práctica que propone Clifford no requiere ir a un bosque, sino que puede realizarse también en parques o zonas arboladas. De esta manera, se muestra como un texto realista en un contexto de vida urbana. Pero lo mejor de todo, es que no descuida los consejos y prácticas principales del arte oriental conocido como shinrin-yoku (japonés) o sanlimyok (coreano).

Descanso y relajación en tiempos de consumismo extremo

La sociedad capitalista ha llevado a las personas a alienarse y convertirse más bien, en acumuladores de cosas y experiencias, antes que en personas que viven dichas situaciones. A través de ‘Baños de bosque’, y con los poderosos mensajes que deja su autor, vemos que el movimiento puede ir cobrando fuerza en distintas ciudades desarrolladas alrededor del globo.

Amos Clifford es una de las voces más potentes que promueven el movimiento del shinrin-yoku en los Estados Unidos, y a través de este texto encontramos sus principales razones y explicaciones para promover esta experiencia a gente de todas las edades y razas. El libro incluye ejercicios y ejemplos muy puntuales para liberar energías negativas y aprovechar al máximo el espacio y el tiempo al aire libre. Por ejemplo, conectar con la tierra al caminar descalzos sobre el pasto, o tomar un poco de agua con las manos y susurrarle nuestros problemas mientras se escurre y se lleva las preocupaciones.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*