Elena, de Evelyn Waugh

Elena, conocedora de La Iliada, soñaba desde niña con encontrar las ruinas de Troya; sin embargo, de mayor, se convirtió al cristianismo, emprendió un viaje de peregrinación a Palestina y dirigió las excavaciones en las que descubrieron trozos de madera de la cruz de Jesucristo. La historia reconoce la influencia que ejerció sobre su hijo, Constantino el Grande, el emperador que autorizó el culto cristiano en todo el Imperio Romano, en un tiempo en el que el distanciamiento entre Occidente y Oriente iba siendo cada vez mayor. De él recibió el título de Emperatriz Augusta; la Iglesia católica la hizo santa; y la leyenda convirtió una época oscura en fascinante.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies