Me da vergüenza, Graciela Repun

En su casa, Julián hace gimnasia, corre todo el tiempo, sube y baja, y habla sin parar. íNo para! Pero cuando llega al jardín de infantes. Julián se queda quieto o se esconde detrás de la maestra y no dice ni mu. Lo mismo le pasa cuando va de visita: no saluda, no da un beso… todos piensan que Julián es antipático. Pero no. A Julián le da vergüenza, mucha vergüenza. Y son muchos los chicos a los que les pasa lo mismo. ¿Qué harán Julián y sus tímidos amigos para superar la roja y muda vergüenza? A lo largo de esta historia, descubrimos que tanto Julián como otros chicos: * Revelan una gran autoexigencia y por miedo al error no se exponen y se escudan en otros * Se sienten incómodos en ámbitos nuevos, a los que les cuesta adaptarse. * Se relacionan mejor con la computadora o los juegos electrónicos que socializando con adultos o pares * Tienen dificultades para separarse de sus familias, a las que están muy apegados por diferentes circunstancias. El libro nos ayuda a entender que tanto la vergüenza como la falta de confianza en sí mismos que padecen los chicos se puede superar cuando no se los presiona y se les da tiempo, cuando aprenden a compartir y descubren nuevos intereses.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*