“El Camino Del Arco” de Paulo Coelho

Escritor brasileño, cree en la filosofía del “alma del mundo”: si cada persona lleva a cabo lo que hace con total dedicación entra en contacto con la inspiración del universo. Participa en una pequeña secta llamada Regnus Agnus Mundi, que tiene un origen católico y se remonta a 1492. Sus libros usan ricamente los sueños, los símbolos y arquetipos para transmitir mensajes simples pero universales haciéndonos pensar y soñar. Aborda preguntas universales sobre la luz y la oscuridad, la alegría y la desesperación y el bien contra el mal. Afirma que los buenos escritores tienen que ser buenos lectores también, así uno puede conocer a sus propios defectos y cualidades. Quien quiera compartir sus experiencias con entusiasmo debe ser escuchado, pues cualquier actividad entusiasta no es menos importante que la escritura.

En agosto de este año 2012, el mismo autor Paulo Coelho subió a internet este libro y otros dos (“Historias de padres, hijos y nietos” y “El guerrero de la luz””) traducido en varios idiomas con acceso gratuito como regalo a sus lectores.

En “El camino del arco“, el escritor relata la historia en un pequeño donde Tetsya, el mejor arquero del país, transmite sus enseñanzas a un niño de su aldea, diciéndole que conoce al mejor arquero. Un desafío al carpintero local incitan a un concurso de tiro al blanco, donde el ganador se irá sin decir su paradero. Coelho se sirve las metáforas del tiro y para profundizar en conceptos inspiradores. En el anonimato las lecciones de Tetsya con el arco y la flecha están cuajadas de ideas esenciales como: el esfuerzo cotidiano y el trabajo, la constancia, aprender y perfeccionar su arte, cómo superar las dificultades, el valor para tomar riesgos, la adaptación al cambio, para encontrar aliados en los que le permiten ser uno mismo o que añaden a sus habilidades a pesar de ser muy diferentes y la firmeza y el coraje para tomar decisiones arriesgadas. Paulo Coelho ha sabido plasmar en estas pocas páginas muchos de los valores que inspiran nuestro día a día. Innovación, flexibilidad, adaptación al cambio, entusiasmo, trabajo en equipo, cualidades que ponemos a disposición del otro en un intento de perfeccionar nuestro “camino del arco”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*