Los renglones torcidos de dios

 Alice Gould es una detective privada a quien contratan para investigar un crimen, el escenario del cual es nada más y nada menos que una institución mental. Como buena profesional, ha urdido un plan que incluye ingresar voluntariamente en el psiquiátrico para desenmascarar al autor del crimen. No siente miedo, ya que allí dentro tiene un compinche, el director de la institución.
 Lo malo es que cuando ingresa el director está de vacaciones, por lo que debe esperar a que vuelva. Mientras tanto empezará a indagar ella sola por los rincones del psiquiátrico en busca de pistas.
 Los médicos, que no saben la verdadera razón por la que Alice está allí, empiezan a hacer los test y pruebas habituales que le harían a cualquier enfermo que llega nuevo. Pero la arrebatadora personalidad de Alice, su inteligencia y sus modales les confunden hasta el grado de llegar a preguntarse si esta mujer esté en realidad enferma.
 En su búsqueda por encontrar al asesino, conocerá las historias de los más variopintos personajes: sus miedos, sus frustraciones. Y encontrará en ellos el apoyo que necesita.
 Van pasando los días y todo parece normal. Alice sigue con su búsqueda a la espera de que el director vuelva. Pero cuando lo hace todo su mundo empieza a desmoronarse: Samuel Alvar, director del Psiquiátrico, dice no conocer a la paciente, y mucho menos su plan para encontrar a un asesino dentro de la institución. Lo que sí conoce es el plan maquiavélico de una loca para matar a su marido. De golpe, Alice pasa de ser una detective en busca de la verdad a una asesina frustrada. ¿Quién le habrá tendido la trampa, será su marido?¿O realmente está loca?
Ahora, Alice Gould, detective privada debe demostrar que no está loca para salir del psiquiátrico. ¿O tal vez resultará que sí lo está?

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*