Leer gratis títulos de editoriales como SM o Planeta

Un Spotify de libros con acento español

La empresa 24symbols lanza en marzo una plataforma virtual en la que se podrán leer gratis títulos de editoriales como SM o Planeta.

A golpe de clic, el internauta puede acceder gratuitamente a miles de publicaciones de medio mundo. No puede decirse lo mismo de los libros, ya que la mayor parte de los que están en la Red solo puede disfrutarse parcialmente. Con la idea de acabar con esto, la empresa española 24symbols lanza un Spotify de libros, en el que se pueden leer gratis títulos enteros sin necesidad de descargárselos. El proyecto presentó su versión alpha (en pruebas) el 23 de diciembre y en marzo de 2011 sacará la beta, que es abierta al público.

“A mí lo de descargar en el ordenador me suena hasta viejo. ¿Para qué hacerlo si está todo on-line?”, señala Ángel Luengo, responsable de tecnología de 24symbols. Esta empresa, fundada por tres ingenieros informáticos y uno de telecomunicaciones, busca combinar la proliferación de dispositivos electrónicos de lectura con la tecnología streaming, que permite al usuario consumir películas, canciones o libros sin necesidad de almacenarlos en el ordenador.

El modelo de negocio es el siguiente. Se le ofrece al usuario dos posibilidades: acceder gratuitamente a miles de libros a cambio de recibir publicidad o adquirir una suscripción Premium que le permita leer todo el catálogo sin anuncios e, incluso, con algunas ventajas respecto a la versión libre. “Costaría entre 6 y 9 euros al mes. Estamos negociando con las editoriales la posibilidad de que los usuarios con cuenta de pago accedan a los títulos recién estrenados tres meses antes que el resto”, indica el responsable de tecnología.

Luengo rechaza que la versión gratuita incluya publicidad intrusiva. “Barajamos ponerla abajo, a un lado, o que si pasas el puntero por encima de una palabra aparezca publicidad de un producto relacionado. Otra posibilidad es que tras leer varias páginas se muestre un anuncio, al igual que en las publicaciones impresas”. 24symbols negocia actualmente con empresas de publicidad, Google entre ellas, la forma definitiva del modelo.

Las plataformas para leer estos títulos tienen como única condición tener acceso a internet: ordenadores, i-pads, i-phones, smartphones? Los únicos que quedan fuera de esta lista son los primeros e-readers, que no tienen conexión a la red.

“Internet ha cambiado la manera de hacer negocios. Hay gente que lleva mucho tiempo ganando dinero con el modelo antiguo, pero algunos intermediarios están abocados a desaparecer”, admite el miembro de 24symbols, que rechaza el planteamiento de la ley antidescargas rechazada el 21 de diciembre de 2010 en el Congreso. “Esta normativa intenta proteger una industria mediante leyes, pero no se puede parar a la masa ni poner puertas al campo”.

La idea de colgar libros en internet no es nueva. Google firmó en diciembre de 2010 un acuerdo con la editorial Mondadori para que sus 10.000 títulos aparezcan en Google books. El gigante norteamericano lleva escaneando libros desde 2004 y su plataforma tiene en su haber millones de títulos.

Sin embargo, para los libros que tienen registrados derechos de autor (es decir, casi todos) solo está disponible la visualización de parte de la obra. Si el usuario desea leerla entera, Google le ofrece la posibilidad de adquirirla, siempre y cuando pase por caja.

Por otro lado, hay páginas que sí ofrecen libros en PDF gratuitamente, como www.gutemberg.com (con más de 33.000 títulos en diferentes idiomas), o www.libros-gratis.com.ar. Sin embargo, en estos portales resulta complicado conseguir best-sellers o libros recién publicados.

La supervivencia del papel

Una duda surge a la hora de introducirnos en el tema. ¿El libro electrónico sustituirá a largo plazo al de toda la vida? “Ni mucho menos, ambos modelos convivirán”, responde Ángel Luengo, que pone un ejemplo relacionado con el audiovisual. “Hay películas que me apetece ver para pasar el rato, pero otras me gustan tanto que prefiero obtenerlas físicamente. Con los libros pasará igual”. El escritor aragonés Félix Romeo coincide en la permanencia del libro tradicional: “Los e-books tienen ventajas, como tener en poco espacio un amplio catálogo, pero yo prefiero leer el libro en papel, poder verlo en un mercadillo o presentarlo físicamente”.

Aún es pronto para saber si este proyecto triunfará. Libranda, que se anunció como la panacea del mercado editorial en internet, sufrió a posteriori numerosas críticas por sus altos precios y su escasa funcionalidad. “Libranda fue un intento de reproducir el patrón anterior de negocio. El sentido de copia deja de existir cuando se pasa a lo digital, ese es el modelo antiguo que nosotros queremos romper”, indica Ángel Luengo. Dentro de dos meses se podrá ver si su apuesta resulta ganadora.

Autor: David Morales
Fuente: heraldodesoria

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*