Augusto (Adrian Goldsworthy)

Cuando Augusto era adolescente, se llamaba Octavio. Había sido adoptado por Julio César, y cuando éste fue asesinado, durante los idus de marzo del año 44 a.C., se proclamó su legítimo heredero y sucesor.
A pesar de que nadie lo tomó en serio, formó un ejército en pocos meses, que le permitió ser uno de los tres hombres más poderosos del momento, junto a Marco Antonio y Lépido.
Durante la década siguiente, Octavio atacó a su viejo aliado, Marco Antonio, mientras este fracasaba en Oriente. Y se convirtió, en el año 31 a. C. en el primer emperador de Roma, acabando para siempre con la República. Tomó el nombre de Augusto, y transformó a Roma en un imperio.
El libro del británico Adrian Goldsworthy permite indagar en la compleja personalidad de Augusto, un consumado manipulador, propagandista y con un gran dominio de la teatralidad. Podía ser impulsivo, emocional, despiadado, generoso… Era una persona autoritaria, que exilió a su hija y a su nieto cuando no hicieron lo que el pretendía.
Una obra que debe leerse si se quiere conocer más en profundidad la personalidad de este emperador.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*