Cien años de soledad

 La familia Buendía sufrió durante un siglo una maldición como consecuencia de las decisiones y la obsesión de el patriarca por el mundo del circo y las extrañas relaciones que se establecen entre los miembros de la familia. De hecho, salvo alguna excepción, serán los miembros de la misma familia quienes tengan descendencia, con los problemas que se producirán como consecuencia de tales actos.
 Enclavada en un entorno ideal, la ciudad de Macondo acompaña a los Buendía en sus alegría y sus penas, sus fortunas y sus miserias, y observará como de entre los descendientes de los dos primeros vástagos de la familia, José Arcadio y Aureliano, se crean dos clanes muy diferentes y enfrentados entre sí que reflejan la personalidad de cada uno de los hermanos; Mientras que unos son obsesivos, descontrolados y amantes de las juergas, los otros son más intelectuales y pensativos.
 Alrededor de la historia principal se desarrollan algunos acontecimientos ocurridos en este lugar del Caribe, como la guerra civil, la fiebre de los bananos que estuvo a punto de arruinar y acabar con toda la tierra fértil y la creación de los primeros sindicatos de trabajadores en Colombia.
 Aunque en realidad la ciudad de Macondo es un lugar ficticio salido de la mente del autor, esta se ha convertido en un referente y aparece en varias obras literarias y musicales, por lo que aún hoy día podemos encontrarnos con grupos de turistas que visitan Colombia en busca de la enigmática ciudad en la que se desarrolla todo un siglo de la historia de Sudamérica. Lo cierto es que el autor reconoció que el nombre lo adoptó de una finca bananera que le llamó la atención desde que era un niño y que finalmente decidió utilizarla para dar vida al ecosistema de su historia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*