La vuelta al mundo en ochenta días

Un aburrido lord inglés llamado Phileas Fogg, que está obsesionado con la exactitud en todos los detalles, se apuesta con los miembros de su distinguido club de caballeros la mitad de su fortuna que es capaz de dar toda la vuelta al mundo en menos de tres meses, concretamente en ochenta días exactos. Esto le supone un tremendo esfuerzo, ya que se tendrán que embarcar en un viaje por tierra, mar y aire acompañado de su nuevo mayordomo francés Picaporte alejado de la comodidad de su confortable hogar.
 El detective Fix, sin embargo, cree que el señor Fogg en realidad ha atracado el Banco de Inglaterra y pretende huir con el botín, por lo que consigue una orden de la corona para arrestarle y le persigue alrededor de su viaje.
 Pero para mayor crispación del caballero lo peor es el continuo retraso al que se tienen que enfrentar, ya que fuera de casa las cosas no funcionan con la puntualidad británica a la que está acostumbrado.
 En su viaje a través de la India, descubren un funeral en el que pretenden prender fuego a una joven esposa junto al cadáver de su marido. Phileas la salva y se incorpora a la expedición.
 Llegados a Londres, están a punto de llegar al club cuando el detective hace valer la orden de arresto y el Lord tiene que entrar en prisión. Se descubre que en realidad no es el ladrón, pero ya es tarde. O al menos eso creía el Señor Fogg, que olvidó el cambio de hora, por lo que en realidad han ido ganando un día entero y aún pueden llegar para cobrar su apuesta.
 El señor Fogg se casa con la dama hindú, y desde su viaje ya nada es como antes. Parece que el tiempo y la puntualidad ya no son tan importantes como antes de empezar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*